Humor político

El Alberto, igualito a Perón. Por Cristino Kallen.

En uno de los últimos reportajes que el General Perón brindó en los últimos días de su exilio en España en 1.973,  periodistas argentinos le consultaron que opinaba de las elecciones en el país y sus resultados. Dijo que el 23%  votaría por los socialistas, 25% por los conservadores, 21% por los radicales y el 31% entre otras fuerzas políticas. Pero General, ¿y el Peronismo? Disculpe joven, peronistas somos todos. Le cuento esta anécdota amigo Pirilacha para ilustrarle respecto a las voluntades que viene sumando Don Alberto con vistas al 7 de abril porque la situación está calcada. O sea que de Weretileneck somos todos. Además del apoyo de Juntos Estamos Cada Vez Más Desparramados, se sumaron Los Radicales del Chaperío liderados por El Gigante y Martín Pescador, Los Independientes del Rumbo Nuevo y ahora el Frente Para la Victoria liderado por Cora Cabrera “La Territorial” y los Tres Mosqueteros del bloque de concejales peronistas. O sea que falta algún díscolo del Partido Obrero o un trasnochado del anarco-sindicalismo y cantamos Bingo: Todos con el Alberto como en la anécdota del General Perón. Qué Cambalache compañero Cristino, cuando vi la foto de Corita y sus acólitos con el ministro Di Giacomo me dije al toque: Luis volvió a atender en su consultorio. No. Están adentro del weretilnismo de la primera hora. ¿Cómo hicieron para convencerlos? Dicen que es por las obras que el Goberna hizo en Allen. Como dijo Napoleón: Todos tienen su precio. Subite al tren porque ya bajaron la barrera y el que se queda en la estación le pasa como al cocodrilo, al toque es cartera.

Y como consecuencia de ello explotó La Emperadora por las redes sociales calificándolos a todos de botones. No es para menos Cristino. De a poquito se van acomodando los melones en el cajón. ¿Y qué habrá pasado con el cajón de los peronistas-kirchenistas- soristas? Tengo la información que hubo una reunión cumbre en la Básica, sacaron el Traidonómetro y el mercurio explotó al instante ante tanta traición y acomodo elaborándose un documento titulado  “Mejor solos que recién traicionados” poniendo de manifiesto un apotegma del General Perón cuando en situaciones de soledad parecidas envió “Un Trueno para que suene el escarmiento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *