Humor político

Juntos y desparramados.

Por Cristino Kallen.

Ahora estamos como queremos. Todos desparramados pero todos juntos para un mismo objetivo: que el 7 de abril gane Tito y nos salvamos todos juntos otra vez juntos”, comentó una “juntista” que supo pasar por las filas del peronismo ortodoxo y ahora conserva la espada de la pureza weretilniana, mientras otra “compareligionaria” apuntaba que “no podíamos estar juntos. Es mejor estar desparramados y juntos a la vez”. No entiendo nada, dije. “Sencillito Cristino. La compañera Heidi junto a sus militantes legislativos, más la suma de la agrupación “APPYACUCU (Al Poto Poto y al Culo Culo), Los seguidores de Poca Honta, el grupo de apoyo Los Peluqueros También Suman y la Asociación Alguna Vez Te Ayudé (así que ahora ponete) inauguraron un coqueto local que se prepara para la primera batalla del 7 y la guerra para el 23 de junio en donde pretendemos ganar con Heidi la Intendencia y no permitir que algún “Negrito” se nos cuele en el pasillo de la contienda. Esta es una gran punta de lanza de Juntos”. ¿O sea que todos los locales que se abren responden al Gran Tito? “Exactamente. Incluso hasta la Unidad Básica de la Compañera Cora con el Frente para la Victoria. Y no se olvide de agregar a los Radicales del Chaperío con el liderazgo indiscutido de El Gigante”. Además los funcionarios y allegados a La Emperadora también tiene su localcito a donde van todos aquellos que aún no han perdido la fe. Aquí se trabaja el doble: por El Alberto y por La Negrita en la Legislatura, aunque la gente de Heidi le cortaría la boleta y otros “juntistas” podrían hacer lo mismo. No es para preocuparse pero si para tenerlo en cuenta. Traidores hay siempre y pensar que comieron de la mano de La Emperadora. ¿Y el Colo pa que lado estará rumbeando? Déjelo tranquilo al Sabalero que está masticando bronca porque la Acade le birló el triunfo en el Cementerio de los Elefantes y lo tenían ahí. Volviendo al tema. Qué kilombo para Tito cada vez que venga a Allen. Tendrá que estar todo el día visitando locales partidarios. Me marcho para la recorrida final y le cuento el colmo de la “Hipocré”. Un adalid de los controles que  morfa, morfa y morfa carne en un restaurant no habilitado en donde las cucarachas te acompañan al excusado. Cosas que pasan. Lo dejamos para otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *