Humor político

Saludos a Vandor. Por Cristino Kallen

Zafarrancho de combate” gritó una vieja militante de La Tendencia montonera ahora devenida a una pobre Tigresa herbívora de una revolución inconclusa. De aquellos días en que se pensaba que Perón llegaba del exilio en un avión negro y nos salvaba de los traidores. ¿Qué pasa compañera, no durmió bien? “Es que me preocupa el viaje sin retorno de la última candidata a Intendente del Peronismo vernáculo a las huestes de El Alberto. No solo se llevó a los concejales justicialistas de la última hora, sino también se mudó hasta con el logo del Frente Para la Victoria. ¿No vio el cartel, las fotos  y las notas? Llamó un cumpa de Bariloche para preguntar si estábamos con Martín o con el Rusito de Cipolletti”. No se haga problema compañero, la traición los junta y en Juntos se amontonan. Tienen de todo: peronistas, justicialistas, peronistas y unos pocos radicales. Mejor solos que acompañados pal churrete. La compañera Cepillo Corto irrumpió en la Básica y en la conversa al grito: “¡Qué haiga tranquilidá! ¡Calmensén! El cumpa Saco Largo viajó a Roca para recibir instrucciones del compañero Martín y en un rato estará con losotro”. Eran tantas las recomendaciones que también se hizo presente el compañero Dedo Duro con una grabación y muchas instrucciones. La Básica estaba llena de militantes preocupados por el futuro y por la confusión en la que los había metido Corrita (la última weretilnista de la primera hora junto a los ediles del primer hervor peronista). El dossier (informe) preparado en el bunker roquense denominado “¿Cómo hacer “aca”  a los traidores?, fue escuchado con atención y recomendaba no escuchar FM Terapia “porque en lugar de confundirlos más, pueden convencerlos y transitar el mismo camino que Corrita, porque “ellos” están con el régimen. Stop. Decir que el Hospital Nuevo es obra de Cristina. Stop. Preparar un brebaje con vinagre y agua de las piletas de oxidación para depositarlas en los domicilios de los traidores (si el presupuesto da hacerlo con un drown). Stop. Pinchar con clavos y alfileres los afiches de campaña. Stop. No darle bola a las encuestas porque son como las tangas: muestran lo lindo y esconden lo importante. Stop. Decir que la Cora y sus boys no quieren la Terminal. Stop. Esperar la llegada del Mesías que nos salvará de la traición para vivir una Patria Justa y Liberada: El Súper Trueno, el súper héroe peronista que con capa y ñaco (en lugar de criptonita porque hay poco presupuesto) nos salvará de los traidores de adentro y de afuera. Pero lo presentamos en la próxima nota. Y se fueron para sus casas cantando bajito: “Paredón. Paredón. Saludos a Corita. Saludos a Vandor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *