Humor político

Más beso que Hospital. Por Cristino Kallen.

“El Señor Gobernador hace su ingreso a la Sala de Partos”, dijo el locutor oficial y todo el mundo presente en la histórica  inauguración del Hospital de Allen, esbozó una sarcástica sonrisa, mientras algunos funcionarios, políticos y candidatos no parecían dase cuenta de lo que ocurría. Solo querían una foto, un abrazo, un beso con el Gobernador que  salió de la sala mencionada para seguir sacándose fotos.

“Y si Cristino era la oportunidad de subirse al tren porque el jefe de la locomotora estaba presente. Nadie quiere quedar afuera”. Está en lo cierto Pirilacha y cuando apenas nos recuperábamos del llanto emotivo de La Emperadora  y de la pasión en su discurso, El Sabalero Rojinegro le gritaba a su colega, el ahora compajuntos: “Pedrito sacate un turno en el  cirujano plástico. Hacete un retoque y en el combo con la Cora te cobran más barato en el cambio de careta.  Se lo pasaron puteando durante tres años y ahora ¡Viva Were! Viva Were!” “Calma compajunto no se da cuenta que estos también votan a Don Alberto”, dijo El Profesor Consorte, principal asesor de Heidi en el Deliberante, mientras saboreaba una ventanita de chocolate de la torta que inmortalizó al nuevo Hospital de Allen. Retocada en rubio juvenil, la titular del Deliberante observaba atónita la escena del beso al candidato de Juntos no solo por parte de los ediles del Frente Para la Victoria de Juntos, sino también del concejal arista de El Chaperío, que se habría camino ayudado por El Gigante en el nuevo espacio de apoyo a Don Alberto. “Ahora somos Los Correligiojuntos”, apuntó el radical Boina Blanca, otrora integrante de los radicales K. “Cristino no lo puedo creer. Los concejales de Juntos Somos Río Negro parecemos opositores ante tanto arrebato oficialista”, comentó la concejal Pocahontas que era contenida por su colega del bloque independiente Las 4C (A la Cara, Cara y al Culo Culo) quien le decía: “Tranquilate compajunta que a éstos chichipíos el 7 de abril los dejamos que se coman la oveja y el 8 le hacemos cagar la lana”. Mientras tanto los candidatos a Intendentes, Concejales y Categoría 26 besaron todo lo que se movía, saludaron todo lo que estaba quieto y se hacían zancadillas para llegar a Don Alberto que lo besaron más que a la Virgen María en un día de gracia. No pasaron unos segundos que los concejales de Juntos arremetieron en bloque compacto con el objetivo de besar y abrazar al candidato a Gobernador.

Lo consiguieron. “Albert, Albert estamos contigo”.  “Obvio, más les vale”, dijo El Gran Jefe, advirtiendo que debían tener “ojo con las tijeras”. Quedaron paralizados y mirando para otro lado como perro que pateó la olla. La versión llegó al corazón del poder. “¡Ojo con tijeretear la boleta de La Negrita! Todos juntos. No sea que el 8 se bajen del tren y queden en la vía muerta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *