Humor político

Cambalache. Por Cristino Kallen.

Pirilacha, ¿alguna vez vivió una campaña electoral con tantos matices? Con tanto quilombo dirá Ud. compañero Cristino. No saben de qué agarrarse para pegarse unos con otros. Aunque de los diez candidatos, solo cuatro son quienes tienen mayor protagonismo. Los demás parecen como testimoniales. Algo así como “¡Uy! Estoy acá y ahora ¿qué hago?”.  Otros, que sin ser candidatos se suman al jolgorio electoral con clara intención de “pegarle con un caño” y a “lo que venga” a un solo candidato. Es un programa radial en cadena al que podrían llamar: Maten al Muñeco Negro. Todo vale: por no pagar cenas, por no garpar chicles en un kiosco y lo más duro: ligarlo al narco y a la violencia de género y otras cosas más. En tal sentido, Turrín Garca, principal asesor del candidato ahora conocido como el Obama allense, apuntó que “esperemos tengan pruebas contundentes. De lo contrario será un boomerang. Pero tiempo al tiempo”. Hice un salto en el camino electoral de campaña y me entrevisté con otro de los asesores de campaña, en este caso de Lili, antes La Necesaria, ahora La Sucesora. “Vea Cristino, no podemos zafar de la coyuntura. Lili está todo el tiempo desmintiendo. ¡Que se dejen de joder! Hasta con cuestiones del pasado como la del viejo Solmi. Solo falta que salga a desmentir que cuando estaba en el jardín de infantes les pellizcaba los cachetes a sus compañeritos y se negaba a convidarles caramelos Media Hora. Queremos hacer llegar al electorado la garantía de que seguiremos con el accionar de La Emperadora, en un marco de honestidad y pluralismo, como hemos hecho hasta ahora”. ¿Tiene algún problema alérgico? Le consulté asustado. No ¿por qué?, preguntó sorprendido el asesor oficial, un lilista de la primera hora. Porque le creció la nariz y se está poniendo muy colorado. No me respondió y justo a tiempo sonó su celular. Con mi ojo de águila pude ver que era El Influyente, un nuevo aliado de La Sucesora, referente de la agrupación Facturación o Muerte activo participante de la operación “Maten al Muñeco Negro”.

Otro de los candidatos con protagonismo real, se ubica en el activo mundo de las impugnaciones, aunque se esfuerza en señalar que “es un hombre de construcción, de acción y de propuestas”. Es cierto. Sin lugar a dudas. Y más cuando se conozcan los detalles de su pasado accionar en entidades deportivas. Se espera un operativo clamor para que cuando sea Intendente repita ese accionar constructivo lleno de magia. Algo que me sorprendió por estos días es que algunos personajes del mundo de la política allense te dicen: Yo apoyo a Pipitito o Pipitita porque no quiero que gane Fulanito o Sultanita. Toda una pieza de principios éticos y morales. Cada vez está más claro que si Discepolín despertara de su sueño eterno y lo hace en Allen,  pide lápiz y papel y escribe de nuevo Cambalache.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *