Humor

Culpa de la fifra

Por Gustavo Cumil.

Estaban tomando mate y de repente El Pecarí Soto saltó enloquecido: “Me picó un fifra, me picó un fifra y justo en la pichuli”.  Uy compadre  se le está hinchando la cuestión. ¿Qué hacemo? “Andá y tráeme un dotor”. Montó su alazán y rumbeó para el poblado. El Dr. Pomina le recomendó: “Caliente un cuchillo al fuego que quede bien rojo. Luego le corta en donde le picó la víbora y empiece a chupar y chupar hasta sacarle todo el veneno. Bien chupadito. ¿Entendió?” “Si dotor”. Llega al puesto ubicado en la Barda Norte  y su amigo moribundo le pregunta: “¿Y qué te dijo el dotor?”  “Que te va a morir nomas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *